Comenzar la b?queda
Halel TV


facebook

tweets!!

 

Los Pueblos y sus Lideres

« El comportamiento general de un pueblo refleja la conducta y la escala de valores que adoptan sus lideres »

Untitled Document

El Cristianismo primero y el Islam posteriormente se inspiraron en los principios de justicia que nos legaron los profetas de Israel.
Muchos de esos principios los podemos encontrar en las tradiciones espirituales y filosóficas de los diferentes pueblos que integran la gran familia humana. El esfuerzo de los líderes de la antiguedad en tratar de civilizar y otorgar un orden social y espiritual a sus pueblos los condujo naturalmente a la fuente original: La Torá (Pentateuco).

El objetivo y la forma de alcanzarlo

La sabiduría de Israel esta compuesta por la tradición escrita y la oral. Torá, Profetas y Escritos constituyen la tradición escrita. Mishna, Talmud, Kabalá, Halajá, etc. recogen la tradición oral. Los textos del Pentateuco que inspiraron a las diversas tradiciones describen los objetivos que el hombre debe alcanzar: paz, amor, armonía, etc., pero carecen del sistema para implementarlos. Esa información la podemos encontrar en la tradicion oral de Israel.

Modelos educativos

El comportamiento general de un pueblo refleja la conducta y la escala de valores que adoptan sus líderes. Cuando los gobernantes son libertinos el pueblo tarde o temprano sera adultero y la prostitución se transformará en parte del “standard” de vida. Cuando los gobernantes son corruptos la corrupción se apodera de las oficinas públicas, el comercio, etc. Cuando un gobierno es asesino, como en la Alemania Nazi y otros regimenes totalitarios, el asesinato se transforma en norma. Los judíos lo sabemos muy bien. Cuando nos toco vivir en regimenes judeofobos, no solo el gobierno, la policia y el ejercito nos persiguió y asesinó; las masas ignorantes manipuladas por el régimen de turno también se encargaron de colaborar.

La dirigencia palestina, al ignorar la esencia espiritual humana, condujo a su pueblo al caos.
Siguiendo fielmente los pasos de todos los regímenes totalitarios, asesinan a aquellos de su propio pueblo que no comparten su “escala de valores”. Imponen un “sistema educativo” que tiene un solo objetivo: adoctrinar a niños y jóvenes a cometer terrorismo suicida. El linchamiento ha sustituido a las cortes de justicia. El actual régimen palestino logró con la bendición de gran parte del “mundo civilizado” legitimizar el asesinato, el terrorismo, el suicidio y la mentira, a fin de alcanzar sus objetivos.

Tratados de paz

La Torá nos enseña a no codiciar, a no asesinar, a no robar, no mentir, no adulterar, etc. Nos enfrenta concientemente a las debilidades humanas y nos indica qué hacer para que dichas deficiencias no se apoderen de nuestra sociedad. Estas normas y el camino para alcanzarlas son uno de los grandes aportes judíos a la humanidad.
La ley judía también nos indica que no debemos realizar ningún pacto ni tratado con pueblos que no respeten dichas normas. Todo tratado hecho con asesinos, ladrones, mentirosos, adúlteros, etc. esta destinado a fracasar.

Israelies, palestinos y americanos inocentes tuvieron que morir para que el gobierno americano y gran parte del pueblo judío llegaran a la conclusión de que Israel nunca obtendra la paz con la actual dirigencia palestina.

Cuando no se poseen sistemas de vida altruistas basados en “no hagas al prójimo lo que no quieras que te hagan a ti” ningún convenio ni tratado de paz tendra éxito.

No podemos dar lo que no tenemos

Nuestras enseñanzas son efectivas, sólo cuando se reflejan en nuestros actos. Un ladrón nunca podra enseñar honestidad. Un adúltero no podra enseñar decencia.
Nuestros hijos aprenden de nuestro comportamiento mucho mas que de nuestras palabras. Un pueblo estructura su forma de vida de acuerdo al standard que sus líideres proyectan a través de su conducta más que de sus discursos.

Sólo podremos hacer desaparecer el mal cuando seamos capaces de vencer el mal que habita en nosotros. Si hay algo de mentira en nuestras vidas no lograremos revelar la verdad. Si hay algo de indecencia en nuestro comportamiento no podremos ser convincentes enseñando justicia. No podemos dar lo que no tenemos.
Solo un líder justo puede inspirar justicia y poner luz en la oscuridad.

Líderes justos y sabios deben ser nuestra exigencia mínima. Pero, para que ellos surjan debemos crear las condiciones necesarias invirtiendo nuestros esfuerzos en darle a nuestros niños y jóvenes sistemas educativos que enseñen justicia, altruismo y sabiduría. Entonces la humanidad producirá líderes bondadosos y un futuro de paz.

 
Modelos educativos